Uno de los pocos sectores que han salido reforzados de la pandemia ha sido el comercio electrónico; y concretamente en dos categorías hasta hace poco tiempo no demasiado exitosas: ropa y alimentación; como elementos básicos junto a alimentos para animales.

Las analíticas de Google definen con bastante exactitud los intereses de la población mundial en sus búsquedas de Internet; con un aumento de los productos de alimentación básicos. Plataformas de comercio electrónico de alimentos de marcas muy conocidas en España y a nivel internacional, se han visto desbordadas y han tenido que aumentar plantilla y reestructurar su logística para poder ofrecer un servicio adecuado, y aún así la saturación de pedidos ha complicado mucho la situación.

¿Esto supone que será una tendencia permanente? en absoluto; los consumidores hemos vuelto a acudir a nuestras tiendas habituales, a supermercados e hipermercados y al comercio de proximidad; no se debe confundir la situación. Cuando hemos estado obligados a permanecer en nuestras viviendas ha sido obligatorio utilizar la compra on-line; pero a partir del desconfinamiento volvemos a nuestros hábitos. Pero muchas personas, sobre todos de clase media y con trabajos muy absorbentes han descubierto una forma practica y segura de hacer sus compras y és ahí donde los que nos dedicamos al comercio electrónico tenemos que dirigir la mirada.

Un target definido y claro:

  • Personas trabajadoras
  • Clase media
  • Estudios universitarios
  • Con vivienda propia
  • Nivel adquisitivo medio-alto
  • Conocimientos informáticos
  • Buscando productos básicos, pero de calidad.

En todas las escuelas de comercio se explica que el empresario ha de poner solución a un problema para que tenga éxito; el 95% de los consumidores aseguran que la fruta que comen no tiene ningún sabor. Ese es el problema. ¿La solución? tienda de comercio electrónico donde el valor que se ofrezca es fruta ecológica y de calidad con envío en 24/48 horas. Este es un ejemplo de como debemos especializar nuestro comercio ante la gran oferta existente.

Definir un punto diferente, una peculiaridad, una nota distintiva del resto de comercios puede suponer en este momento la diferencia entre éxito y fracaso. Por lo tanto los dos puntos básicos y fundamentales cuando queremos iniciar un proyecto de este tipo son:

  • Definición del tipo de cliente, con un conocimiento exhaustivo del mismo.
  • Definición de un punto de distinción con respecto al resto de comercios: ¿Que ofrecer que el resto no lo tenga o sea minoritario?