Todos sabemos, que Italia es una república desde el año 1946, concretamente desde el 2 de junio, justo después del periodo fascista. Italia era una monarquía adscrita a la Casa de Saboya, tras la Segunda Guerra Mundial y mediante un referéndum institucional el pueblo italiano decidieron establecer la monarquía a la vez que se elegía a los miembros para la formación de una mesa o Asamblea Constituyente que fúe quién le dio cuerpo a una nueva Constitución.

Casa de Saboya

Setenta y siete años antes, en 1869 y por Real Decreto se estableció la «Consulta Araldica del Regno», un cuerpo colegiado que tenía como cometido asesorar al gobierno italiano acerca de los títulos nobiliarios, los escudos de armas y materias relacionadas. Esta institución fue disuelta a raíz de la aprobación de la república, que no reconocía los títulos nobiliarios. La disolución de la Consulta Araldica del Regno, llevó a que muchas personas se atribuyeran títulos nobiliarios buscando enriquecimiento ilícito de una u otra manera lo que llevó a la fundación de dos organismos, uno privado y otro público para regular la nobleza italiana.

El Ufficio Onorificenze e Araldica pubblica, que depende del Departamento de Ceremonial de estado de la Presidencia del Consejo de Ministros y el Corpo della Nobiltá Italiana que cuenta con catorce asociaciones regionales que, desde la caída de la monarquía, ha venido ejerciendo oficiosamente las funciones que antes realizaba la Consulta Araldica, es decir, la tutela de los derechos históricos de los nobles italianos, el examen y reconocimiento de las pretensiones nobiliarias, publicando periódicamente un elenco de títulos y dando su parecer a petición de terceros y conforme al ordenamiento del Estado Nobiliario Italiano aprobado por Real Decreto el 7 de junio de 1943.

La República Italiana no ha conferido ninguna función institucional oficial al Corpo della Nobiltá Italiana, sin embargo, éste fue reconocido el 12 de noviembre de 1961 por el rey Humberto II de Italia, que como Jefe de la Familia Real mantenía la llamada Regia Prerrogativa de conceder, renovar y convalidad títulos nobiliarios.

No existe ninguna «ventaja» fiscal, política o social reconocida oficialmente para aquellos que ostentan un título nobiliario en Italia mas allá del orgullo de conservar, proteger y difundir la historia de nuestros antepasados.

Escudo heráldico del Ducado de Sammartino