Una de esas figuras maltratadas por la historia, por los convencionalismos y por lo políticamente correcto; maltratado en su época y en esta por decir verdades aún vigentes; decía que los gobernantes tenían que ser perversos, astutos… Maquiavelo siempre fue consciente que los hombres eran los mismos, los gobernantes siempre son los mismos, cambiaban los tiempos, las épocas, las vestiduras y las costumbres; pero las intenciones siempre son las mismas.

Los sentimientos son inmutables y se puede decir inherentes, acompañando siempre al ser humano: amor, odio, ambición y envidia, los motores reales que mueven el mundo, todo lo demás son excusas, invenciones ideadas según las épocas, las experiencias vividas y las circunstancias.

Cuando Truman por motivos de estado ordenó tirar las bombas atómicas, nadie lo acusó de asesinato, se justificó en que protegía a su estado; unos pierden y otros ganan. Todo depende donde te sitúes, que hagas y con quién lo hagas y que buena excusa pongas para justificar tus actos.

Maquiavelo vio en Cesar Borgia al buen gobernante: ambicioso, egoísta, tenaz y siempre dispuesto a la conjura… ¿Ha cambiado algo? me consta que no. La política no, los políticos siguen siendo los mismos, un mundo aparte, entronizado por la creencia de los que sustentan el poder y en la mayoría de las ocasiones dando la espalda al pueblo, a los ciudadanos; llevados por raciocinios basados en «razones de estado»… sacrificando su palabra por lo que más le interesa en ese momento, mintiendo y espero que mintiéndose a ellos mismos; autoconvenciendose de que actúan por el bien de los que gobiernan y/o representan. ¿O no? quizás no se mientan y saben muy bien cada paso, cada renuncia ideológica, cada palabra prometida y pisoteada, cada compromiso dado y no mantenido.

En realidad, da lo mismo… conscientes o no: mienten, manipulan y juegan a los dados con el destino de los ciudadanos, creyéndose protegidos por un estatus falso e incluso llegan a enfadarse cuando se les recrimina lo que ellos mismos dijeron en otros tiempos.

Maquiavelo vive, no murió en 1527 con 58 años, sino que sigue viviendo en las miradas y en los actos de los que esgrimen la «razón de estado» para justificar sus actos… Maquiavelo era terrible… porque decía la pura verdad, cruel… pero autentica, con una interpretación cruda del Ser Humano; da lo mismo el siglo: siempre seremos los mismos y nos moverá los mismos impulsos.

Sólo queda unirse al juego, mover ficha o ser una caligae…