Es indudable que la pandemia de la Covid ha acelerado e incrementado el comercio digital; los meses de confinamiento y el cierre de muchos comercios ha llevado a que cada vez más compremos por «internet».

En diez meses se ha incrementado lo que se esperaba que sucediera en cinco años; hablando en cifras en este último año el incremento ha sido del 68% con respecto al año pasado (2019) alcanzo un 11% de las ventas totales a nivel nacional; una cifra que nadie preveía. Los planes de empresa comienzan a estructurarse con fuertes inversiones en comercio electrónico y con planteamientos de exportación de los productos que se comercializan.

¿Pero cual es el futuro de los locales comerciales? ¿Cuándo todo esto pase, volverán los comerciantes y emprendedores a establecerse en locales comerciales tradicionales?

Son muchos los analistas que opinan que no, que una gran parte de la bolsa de locales comerciales quedarán sin ocupar, provocando perdidas a sus propietarios. ¿Qué hacer?

Existe una tendencia poco establecida en España que es la conversión de los locales comerciales en viviendas; esta practica comenzó a tener éxito durante el boom inmobiliario, cuando el precio de la vivienda era inasumible pero en cambio los locales mantenían su precio, interesando realizar la conversión antes de comprar o alquilar un piso o casa.

Requisitos para convertir un local en vivienda

No es posible convertir un local a pie de calle en vivienda sin cumplir una serie de requisitos urbanísticos y técnicos. Se tendrá que tener en cuenta estos aspectos:

  • Requisitos urbanísticos: conforme a la legislación municipal.
  • Requisitos técnicos: conforme al código técnico de edificación.
  • Autorización de la comunidad de propietarios.
  • Proyecto de obra y autorización

Ventajas

La principal ventaja radica en el aumento de la rentabilidad, que ronda alrededor del 40%; es decir, si un propietario convierte su local en vivienda o loof, subiría el valor del mismo cerca de un 50%; cosa que no está mal para los tiempos que corren.

Ha llegado el momento de cambiar las ideas, de avanzar e innovar o mantener la propiedad cerrada, generando gastos y siendo una carga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *